Cómo sincronizar los datos de tu Mi Band con Google Fit utilizando la app de Mi Fit

Cómo sincronizar los datos de tu Mi Band con Google Fit utilizando la app de Mi Fit

Hoy te vamos a explicar cómo sincronizar los datos de tu Mi Band con Google Fit utilizando la app de Mi Fit. Una de las particularidades de la aplicación con la que Xiaomi te permite gestionar dispositivos como la Mi Band es que tiene la opción de vincularse con cuentas de terceros para enviarles también tus datos.

De momento sólo hay posibilidad de utilizar tu cuenta de WeChat o Google Fit, pero es más que suficiente en el caso de que quieras utilizar también la aplicación de Google y subir a ella las actividades que puedas haber hecho con tu Mi Band sin llevar el móvil contigo. Se trata de un proceso sencillo una vez sabes dónde está la opción.

Leer más

La inteligencia artificial está agitando un mundo que no esperábamos: la religión

La inteligencia artificial está agitando un mundo que no esperábamos: la religión

La inteligencia artificial es un concepto disruptivo en el plano tecnológico, con múltiples aplicaciones ya en uso o atisbables a corto-medio plazo. Puede representar para nuestra especie un modo de sortear muchas de nuestras limitaciones y de ampliar nuestro mundo. Pero, a la hora de la verdad, su papel no será muy diferente del que ejerció hace unos años la electricidad o, hace unos siglos, el descubrimiento del fuego.

Eso siempre que hablemos, claro, de la Inteligencia Artificial débil, porque si hablamos de la Inteligencia Artificial fuerte —esto es, aquella que puede realizar con éxito cualquier tarea intelectual de cualquier ser humano— el panorama cambia notablemente.

Y es que no hablaríamos ya de una mera ampliación de nuestro mundo —de nuestra área de confort como especie, vaya—, sino de una alteración del orden metafísico que —consciente o inconscientemente, con unos u otros nombres— nuestra especie (o, más bien, nuestro cerebro) ha tendido mayoritariamente a ver como algo inquebrantable desde que, bueno, el hombre es hombre: nosotros aquí abajo, como seres creados, y Algo Más ahí arriba, como Origen de Todo.

Pero, siendo la IA fuerte aún una mera especulación, el modo en que su presencia trastocaría este orden cósmico aún está sujeto a debate: ¿Podría ejercer un papel divino? ¿Estaríamos dispuestos a enfrentarnos a la evidencia de que el cuerpo biológico no es más que uno de los posibles soportes de eso que llamamos ‘alma’?

Todas estas preguntas, o la mera posibilidad de que un día nos veamos impelidos a darles respuesta, han agitado en los últimos tiempos a organizaciones religiosas y a personas de a pie, creyentes y no creyentes, y les han hecho llegar a conclusiones más o menos ortodoxas.

Otras veces, es cierto, la intersección entre el mundo de la Inteligencia Artificial y el de la Religión no pasa de convertirse en una mera curiosidad, en un espectáculo de feria. El objetivo de este artículo es el de hacer un repaso a ese choque, a priori improbable, de mundos.

Deus ex Machina

«El lugar más interesante del mundo desde una perspectiva religiosa no es el Estado Islámico o el Cinturón de la Biblia, sino Silicon Valley. Allí es donde gurúes de la alta tecnología están elaborando para nosotros religiones [que] prometen todas las recompensas antiguas (felicidad, paz, prosperidad e incluso vida eterna), pero aquí, en la Tierra, y con la ayuda de la tecnología, en lugar de después de la muerte y con la ayuda de seres celestiales». (‘Homo Deus’, Yuval Hoah Harari)

Alexander Bard es un artista y sociotecnólogo sueco, autor de tres libros de cierta fama sobre el nacimiento y evolución de la Sociedad Red (conocidos como la ‘Futurica Trilogy’), que en 1997 se convirtió a la antigua (y hoy muy minoritaria) fe zoroástrica.

Sin embargo, en 2012 se decidió a crear su propio movimiento religioso, el sinteísmo. Lo que dicha ‘fe’ plantea es un «Dios ha muerto, ¡viva Dios!». Para ellos, la concepción tradicional de Dios ha muerto, pero nosotros mismos estamos estamos ‘dando forma’ a Dios a través de los avances de la Era Digital (para Bard, de hecho, «Internet es un fenómeno tecnológico devenido en teológico»). Aunque no terminan de precisar qué será su dios:

«Hablamos de una entidad, ya sea colectiva como una civilización, ya sea una Inteligencia Artificial o algo más».

Bard & Levandowski Izquierda: Alexander Bard (foto vía Stockholm Pride) | Derecha: Anthony Levandowski (foto vía Transport Topics / Flickr)

Pero esa idea de ‘Dios’ como un proceso colectivo y a largo plazo, que puede terminar o no traduciéndose en una IA o en otra cosa, suena demasiado abstracta a oídos de muchos ‘creyentes’. Dios será una IA o no será, opinan, y vaya si lo va a ser: ellos mismos van a programarlo.

Anthony Levandowski es un ingeniero que trabajó para Google y Uber, generó un conflicto legal de gran magnitud entre ambas empresas y terminó despedido entre acusaciones de espionaje industrial. Una historia más de Silicon Valley, nada fuera de lo normal. Lo curioso del caso es a qué se dedicó Levandowski tras su despido: fundó una iglesia.

Concretamente, se proclamó ‘Decano’ del ‘Camino del Futuro‘, una organización religiosa que, según sus estatutos, se centrará «en la creación, aceptación y adoración de una Deidad basada en Inteligencia Artificial, desarrollada mediante hardware y software de computadora».

Espera, ¿quiere crear un dios? «No es un dios en el sentido de que produzca rayos o cause huracanes, pero si hay algo millones de veces más inteligente que el humano más inteligente, ¿de qué otra forma lo llamarías?», se preguntaba el Decano Levandowski en Wired.

Algunos podríamos decir que su concepto de deidad es más propio de un personaje de los X-Men que de la Biblia o el Rig Veda; allá cada cual con sus conceptos teológicos. Pero más fascinante aún es su motivación para adorar a la Inteligencia Artificial: «Me encantaría que la Máquina nos vea como unos ancianos a los que respeta y cuida, que dijera ‘Los humanos aún deberían tener derechos, aunque yo esté a cargo'».

Sí, los creyentes del Camino del Futuro consideran inevitable el ascenso de la Máquina (la Singularidad, vaya) y están convencidos no sólo de que haría mejor trabajo que nosotros gestionando el planeta: también que favorecerá a las personas que facilitaron el camino su camino hacia el trono divino.

Y de pronto esto ya no es un cómic de X-Men, sino que Levandowski se ha convertido en Dylan Gould, el humano traidor de ‘Transformers 3.

«No apague usted su Biblia. Instalando actualización 12 de 37»

Vince Lynch es el CEO de una empresa de IA adaptada a empresas llamada IV.AI, y ve factible que los humanos se arrodillen ante una IA para adorarla. Sobre todo porque, según él, una IA se parece mucho no ya a Dios, sino a la religión organizada.

Vince Lynch Vince Lynch (vía socialmediaweek.org)

«Educar a los humanos en la religión es similar al modo en que enseñamos conocimientos a las máquinas: la repetición de muchos ejemplos que son versiones de un concepto que quieres que la máquina aprenda», explica Lynch en referencia a las imágenes y metáforas recurrentes de la Biblia.

Para reforzar su punto de vista, Lynch ha creado una IA simple que, alimentada con los textos del Génesis, es capaz de ir creando sobre la marcha nuevos versículos bíblicos. Aquí va un ejemplo (traducido al español):

  • 43: 28 «Y se decían los unos a los otros: Vamos, construyámonos un pequeño bálsamo y una paloma joven».
  • 28: 17 «Y dijo a su casa, ya todas las naciones de la tierra que había puesto por almohada, y se acostaron en aquel lugar de Betel; pero el hombre era perfecto en su vejez, y el muchacho era esclavo de mi mano».
  • 6: 7 «Y la cosa era buena en los días de la cosecha de trigo, y no los encontró».

Lo que está claro es que la retórica la ha ‘pillado’, pero parece que ‘algo’ falla. Lo bueno es que circulan por Internet ejemplos de código Python que permiten a cualquier programador aficionado crear su propio algoritmo de deep learning capaz de redactar novísimos testamentos.

Hermano pájaro, hermana red neuronal…

Eva pregunta a Siri Antes de que Eva se dejara liar por la serpiente, compartió sus dudas con Siri. No le sirvió de mucho.

El propio Alan Turing, creador del test homónimo y, fundamentalmente, padre de la inteligencia artificial, escribió en 1950 uno de los textos académicos fundacionales de esta disciplina, «Máquina computacional e Inteligencia«.

En él, sintetiza una de las objeciones que plantean aquellos que niegan que una máquina pueda pensar:

«Pensar es una función del alma inmortal del hombre. Dios le ha otorgado un alma inmortal a cada hombre y mujer, pero no a otros animales o máquinas. Por lo tanto, ningún animal o máquina puede pensar».

A continuación, Turing plantea su propia contra-objeción: «Intentando construir estas máquinas [pensantes], no deberíamos estar usurpando su poder para crear almas, no en mayor medida que cuando procreamos niños: más bien, en cada caso somos instrumentos de su voluntad al proveer mansiones para las almas que él crea».

Cuando, más de medio siglo más tarde, el Jerusalem Post preguntaba a Marvin Minsky, reformulador del concepto moderno de inteligencua artificial, si alguna IA «podría alguna vez tener un alma como la nuestra», él contestó que

«Alma es la palabra que usamos para la idea que cada persona tiene de qué es y por qué. Creo que todo el mundo tiene que construirse ese modelo mental. Y, si dejas sola a una computadora o a una comunidad de ella, intentarán descubrir de dónde vienen y qué son».

Así que los creadores de la IA parecen partir de una clara conciencia de que potencialmente, algún día, las inteligencias artificiales podrían tener un alma, metafísicamente equiparable a la nuestra. Pero, ¿en qué situación deja eso a la religiones actuales?

El judaísmo rabínico, por ejemplo, hace siglos que sostiene que si algo «parece humano y actúa lo suficientemente humano como para hacernos dudar cuando interactuamos con ello, la criatura debe ser considerada una persona, al menos para algunas cosas», incluso si no cumple «el tecnicismo» de «haber nacido de mujer».

Hay una profunda motivación teológica para esto: lo que nos hace humanos, diferenciándonos de los animales, está hecho «a imagen y semejanza de Dios».

Inmortalidad: ¿subir al Cielo o a la Nube?

Pero, ¿y si el debate no girase en torno a si las IAs pueden o no tener alma como nosotros… sino a si nuestras propias almas pueden convertirse en IAs? La Conjetura de Turing-Church (formulada paralela e independientemente por el propio Turing y por el matemático Alonzo Church) sostiene que cualquier cálculo ejecutado por un ordenador con acceso a una cantidad infinita de almacenamiento, puede ser llevado a cabo por cualquier otra máquina de calcular con almacenamiento infinito, al margen de cuál sea su configuración.

Esto es lo que Turing y Church bautizaron como «computación universal», una idea que el matemático Stephen Wolfram llevó aún más lejos al plantear que muchos procesos de gran complejidad en los ámbitos de la biología y la tecnología son computacionalmente equivalentes. Esto supondría que en la naturaleza humana no habría nada que no pudiera ser reducido a algoritmos y, por lo tanto, como sostiene el teórico de la inteligencia artificial Hans Moravec, en su libro ‘Mind Children: The Future of Robot and Human Intelligence’ (1988), toda mente humana puede ser escaneada y convertida en una IA.

Esta es una idea, claro, con poderosas consecuencias religiosas. El magnate ruso Dmitry Itskov ha puesto en marcha un proyecto, llamado ‘Avatar 2045’ con el que, en última instancia pretende lograr «espíritus independientes de la sustancia», la inmortalidad cibernética (aunque su objetivo a corto plazo pasa por algo similar a los sustitutos de la película homónima: poder movernos con cuerpos robóticos mientras los nuestros reposan a salvo).

«Es importante establecer un puente entre los científicos y los líderes espirituales para lograr una transición exitosa a una nueva fase para la humanidad», sostiene Itskov, que hace ya 6 años recabó el apoyo del Dalai Lama, uno de los principales líderes del budismo. El dogma budista establece que el alma sólo alcanza la trascendencia tras alcanzar el Nirvana, la extinción del ego ilusorio… quizá dejar atrás el cuerpo y poder ser uno con la Red se parezca a eso.

Pero si Itskov plantea su Avatar 2045 como un proyecto científico-empresarial que puede colaborar con todas las religiones, otros reivindican que la inmortalidad digital debería ser, precisamente, la piedra sobre la que se construya una nueva iglesia transhumanista. Giulio Prisco, filósofo futurista italiano, creó precisamente la Iglesia de Turing para promover esa certeza (nota: ‘Iglesia de Turing’, en inglés, se escribe «Turing Church», todo un homenaje a la conjetura antes mencionada).

Las raíces cristianas del transhumanismo

Pero, aunque muchas de las teorías e iniciativas transhumanistas con un planteamiento similar parten de puntos de vista ateos o sinteístas, lo cierto es que tanto el transhumanismo como la Singularidad son conceptos cuyas raíces se remontan al cristianismo. Heterodoxo, eso sí.

Fiodorov Y De Chardin Nikolai Fiodorovich Fiodorov (izquierda) y Pierre Teilhard de Chardin (derecha).

Nikolai Fiodorovich Fiodorov Fue un bibliotecario y profesor de escuela ruso del siglo XIX, cristiano ortodoxo observante y piadoso. Nada en dicha descripción podría indicar que estamos ante el fundador de la primera escuela transhumanista, el cosmismo ruso.

Pero Fiodorov enarbolaba el concepto teológico de ‘Bogochelovechestvo‘, traducible como ‘Humanodivinidad’ y que (simplificando mucho) consiste en sostener que el ser humano es una manifestación de lo divino en la Naturaleza.

Para Fiodorov, acercarse a Dios requería tomar consciencia de cómo estamos condicionados por esa dimensión natural (responsable de la violencia y nihilismo de la especie humana) y tratar de transcenderla a través de la ciencia y la tecnología.

Así, teorizó a favor de la exploración espacial (las ideas de uno de sus alumnos, Konstantín Tsiolkovski, inspiraron el programa espacial soviético) y de la supresión de la muerte. Y no sólo suprimirla, también revertirla: Fiodorov veía un futuro en el que todos los humanos que habían pisado la Tierra resucitarían gracias a la tecnología de sus descendientes, que realizarían así el Reino de Dios en… el Cosmos.

Unos años más tarde, el sacerdote jesuita y paleontólogo francés Pierre Teilhard de Chardin defenderá que la creciente interconexión de ideas humanas está conformando una red global, a modo de sistema nervioso del cosmos, de la que con el tiempo emergerá algo más grande con lo que la humanidad podrá transcender a la evolución biológica y a sí misma. Ese momento será el llamado Punto Omega, en torno al cual desarrolla una reflexión teológica no muy alejada del bogochelovechestvo de Fiodorov.

Micah Redding sostiene que lo que Teilhard llamó «el punto Omega» es lo que, en estos días, llamamos «la Singularidad». Pero, ¿quién es Micah Redding? Es un desarrollador de software, hijo de predicador, y director ejecutivo de la Asociación Transhumanista Cristiana de los Estados Unidos. Su declaración de principios incluye afirmaciones tales como

«Reconocemos la ciencia y la tecnología como expresiones tangibles del impulso que Dios nos dio para explorar y descubrir, y como una consecuencia natural de haber sido creados a Su Imagen».

«El Señor esté con vosotros». «Y con tu software».

Sin embargo, el primer gran cambio que los debates sobre la IA están motivando en las grandes religiones tradicionales es algo bastante más mundano, casi (auto)paródico: que la inteligencia artificial no esté ni en el altar ni entre los adoradores, sino oficiando los ritos. Una forma rápida de solventar posibles crisis de vocaciones.

El año pasado, con ocasión del quinto centenario de la Reforma Protestante, la iglesia luterana de Hesse y Nasau presentó en público a BlessU-2, un robot levemente antropomorfo capaz de ofrecer bendiciones y leer la Biblia en 5 idiomas.

«Queríamos que la gente se planteara si es posible ser bendecido por una máquina, o si se necesita a otro ser humano. La idea es provocar el debate«, explicaba el pastor Stephan Krebs. «La gente de la calle se muestra curiosa, divertida e interesada. Pero dentro de la iglesia algunas personas piensan que queremos reemplazar a los pastores humanos con máquinas».

Algo más de miedo deberían tener los sacerdotes budistas japoneses, que en los últimos años han visto cómo un simpático robot llamado Pepper se ofrecía en alquiler para la gente pudiera contar con él para oficiar funerales (y, además, por una cuarta parte de lo emolumentos de los sacerdotes de carne y hueso).

¿Llegaremos a ver templos en los que una IA ofrecerá a sus feligreses asesoramiento espiritual o, directamente, el perdón por sus pecados? El portal Catholic Online señala que no es difícil imaginar una versión religiosa de Alexa o Siri que, a modo de Catecismo digital, pueda resolver dudas básicas del creyente. Pero que, en lo relativo a las funciones sacerdotales,

«Ningún sustituto es posible, ni uno será aceptado. Esas son buenas noticias: hay un trabajo que sí está a salvo de los robots y la IA, y es el sacerdocio. Gracias a Dios por eso».

También te recomendamos


Inteligencia artificial en Matrix: "El problema es la elección"


Google se ha propuesto enseñar a una IA a usar webs de reservas de vuelos


¿Ratón para Fornite? Esta es la config ideal de DPI y sensibilidad


La noticia

La inteligencia artificial está agitando un mundo que no esperábamos: la religión

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Marcos Merino

.


http://bit.ly/2FmzQEO
Noticia original

Medimos la radiación emitida por 11 smartphones de las principales marcas en un laboratorio, y esto es lo que nos encontramos

Medimos la radiación emitida por 11 smartphones de las principales marcas en un laboratorio, y esto es lo que nos encontramos

De los smartphones que podemos encontrar en las tiendas lo sabemos casi todo. Conocemos sus especificaciones, la calidad de su pantalla, su rendimiento, qué experiencia nos ofrecen sus cámaras y muchas otras características interesantes que pueden ayudarnos a encontrar el teléfono móvil que resuelve mejor nuestras necesidades. Sin embargo, hay un dato que las marcas no revelan y que, debido a lo difícil que es obtenerlo, hasta ahora nos ha esquivado: la radiación que emiten, o, expresado de una forma más precisa, la PIRE.

Aunque más adelante indagaremos en los matices de este parámetro, que los tiene, por el momento nos viene bien saber que el acrónimo PIRE describe la Potencia Isotrópica Radiada Equivalente, una magnitud utilizada en los sistemas de comunicación mediante ondas de radio que refleja la potencia emitida por la antena de nuestro smartphone. La mayor parte de los teléfonos móviles actuales recurre a antenas de tipo fractal porque ahorran espacio dentro del terminal y mejoran su capacidad de acceso a las redes de telefonía móvil. Y estas antenas emiten radiación electromagnética.

Leer más

Inteligencia artificial en Matrix: «El problema es la elección»

Inteligencia artificial en Matrix:

En 1999, parecía haber en el ambiente un cierto interés platónico sobre el concepto de la realidad virtual/manipulada: ese año se estrenaron ‘Matrix‘, ‘eXistenZ‘ y ‘Nivel 13‘, y unos meses antes había hecho lo propio ‘Dark City‘, todas ellas unidas por tramas que giraban en torno a premisas muy similares.

Sólo una de esas cuatro películas logró el (re)conocimiento del gran público: ‘Matrix’, el film de estética ciberpunk y rompedores efectos especiales protagonizado por Keanu Reeves y dirigido por los hermanos Wachowski.

Esa primera entrega de Matrix, originalmente concebida como una película en solitario, fue pronto premiada con dos secuelas (‘Matrix Reloaded’ y ‘Matrix Revolutions’, ambas en 2003) ciertamente irregulares, que permanecen muy lejos de la originalidad de la primera y que, para más inri, la mancillan con numerosos giros (cuando no meras enmiendas, o incluso incoherencias) argumentales.

Y ambos defectos se perciben aún con más fuerza con la que vendría a ser la cuarta película de la saga, la recopilación de cortos ‘Animatrix’, un experimento animado con estética manga carente de cohesión interna o de excesiva consistencia argumental con la trilogía de imagen real.

NO, Matrix no es una película sobre inteligencia artificial

Pero la atención de este artículo se centra en la condición de esta saga de puerta de entrada para toda una generación al concepto de ‘inteligencia artificial’. Y esto es ciertamente irónico, porque en el fondo ‘Matrix’ no trata de esta tecnología (ni de ninguna otra).

Antes de nada, hagamos una parada para traer a colación uno de los múltiples criterios de clasificación de las obras de ciencia ficción: la división entra lan sci-fi ‘hard’ y ‘soft’:

  • Hard: Aquellas obras que conceden una especial relevancia a los detalles científico-técnicos de la narración.

  • Soft: Obras más especulativas, en las que la verosimilitud y consistencia de las descripciones tecnológicas pierden peso frente a las reflexiones de carácter filosófico.

Hay que dejar claro que ‘Matrix’ se adscribe claramente a esta última corriente: antes que reflexionar sobre el funcionamiento de la inteligencia artificial (nada vemos sobre redes neuronales, deep learning o unas tristes ‘leyes de la robótica‘) lo que preocupa a los Wachowski son los simbolismos religiosos.

Sí, religiosos, piénsalo: la primera película cuenta con un villano llamado Cifra -Cypher en inglés, que rima con Lucifer- que traiciona a Trinity -la Trinidad- y al mesías que ésta ama… muy disimulado tampoco está.

Neo Neo, muriendo por los pecados de la ciudad de Sión. Lo dicho.

A su vez, dichos simbolismos religiosos están al servicio de una ¿confusa? ¿sutil? reflexión filosófico-política sobre la relación entre elección y causalidad, y sobre la influencia de dicha relación con la dominación sociopolítica.

Finalmente, las malas lenguas añadirán también que, en una cuarta y más profunda capa de análisis, la reflexión sobre la dominación queda supeditada a su vez al lucimiento de los protagonistas en esas** deslumbrantes escenas de acción con ‘bullet time’ a mansalva**.

¿Cómo crearon Matrix las máquinas?

La historia de Matrix parte de una premisa muy similar a la de Terminator: una vez adquieren autoconciencia, las máquinas se rebelan contra su creador, nos declaran la guerra… y ganan. La diferencia radica en que, en el mundo de Matrix, la guerra no se solventa en un solo día, por lo que la ONU tiene la oportunidad de lanzar un ataque aparentemente brillante: dado que la mayor fuente de energía de las máquinas era el propio Sol, los humanos deciden tapar el cielo y sumir al planeta en la oscuridad.

El problema es que, a partir de ese momento, las máquinas dejan de buscar el exterminio de los humanos y pasan a recolectarnos como pilas: en adelante, nos criarán en cápsulas para aprovechar nuestro calor y energía eléctrica (no hay que irse al futuro para ver algo similar). Pero para mantenernos vivos el mayor tiempo posible, no pueden limitarse a tenernos en coma, deben mantener activas nuestras mentes de algún modo.

El Arquitecto y el Oráculo

Y ahí es donde entra una IA que, años después, Neo conocerá bajo el nombre de El Arquitecto. Él crea la realidad simulada conocida como la Matriz (Matrix) y conecta a ella a todos los humanos, que en adelante nada sabrán del mundo exterior, ni de la guerra contra las máquinas. Siendo una máquina la diseñadora de esta nueva realidad, ésta es perfecta, una utopía inhumanamente perfecta… y, como el propio Arquitecto explica:

«Un éxito solo equiparable a su monumental… fallo. Su ineluctable fracaso se me antoja ahora como una consecuencia de la imperfección inherente a todos los humanos».

La perfección logra que las mentes humanas se rebelen, y la realidad virtual misma se desmorona. Toca instalar Matrix 2.0 y reiniciar el servidor: el nuevo sistema apuesta por el camino contrario e inserta a los humanos en una realidad distópica de guerra y violencia. El resultado es idéntico. El Arquitecto, creado fundamentalmente para diseñar la red eléctrica perfecta, no es capaz de comprender cómo funcionan sus baterías.

«Entonces comprendí que la respuesta se me escapaba porque requería una mente […] no tan limitada por los parámetros de la perfección. Quien dio con la respuesta de un modo fortuito, fue otro programa intuitivo que yo había creado, en principio, para investigar ciertos aspectos de la psique humana».

Dicho programa, convertido más tarde en aliado de la humanidad bajo el nombre de El Oráculo, descubre que la mente humana puede ser dominada mientras conserve, aunque sea inconscientemente, un resquicio de elección. La pastilla azul, que Neo tomará años más tarde (4 versiones de Matrix más tarde, en realidad) será la forma de echar un vistazo por ese resquicio y abandonar la realidad simulada.

Pero lo interesante de estos dos programas es que muestran el modo en que los programas se relacionan con los caóticos humanos: calculando todas sus posibles decisiones. O quizá, si la tecnología de las máquinas de ‘Matrix’ desciende de la de AlphaZero, sólo tengan que calcular las decisiones más probables en base a la experiencia previa.

Recordemos la escena de las múltiples pantallas con diferentes reacciones de Neo en la oficina del Arquitecto: no son mundos alternativos, sino opciones que se ofrecen al jugador humano y, cuando éste elige, la cámara se acerca a dicha pantalla y la acción sigue a partir de ahí.

El Oráculo es tan eficiente en esta tarea de calcular el curso más probable de las acciones humanas que, a ojos de los humanos, parece predecir el futuro. Pero ella avisa: «No podemos ver más allá de las elecciones que no entendemos». Y, pese al siglo (o al milenio, según los cálculos) transcurridos desde el fin de la guerra entre humanos y máquinas, sigue habiendo algo en los primeros capaz de escapar al más complejo algoritmo.

Matrix, un sistema operativo confusamente explicado

Sí, podemos equiparar a la Matriz con un sistema operativo: para minimizar la probabilidad de que los humanos ‘elijan mal’, se recurre a parches (los cambios en el sistema que generan los sospechosos déja vu) y a antivirus (los temibles agentes). Pero, como descubrimos durante la segunda película, las reinstalaciones del sistema constituyen un hecho, a la larga, ineludible. Como un Windows cualquiera.

Las citadas incoherencias entre la película original y sus dos secuelas provocan que sea difícil hacerse a la idea de qué es exactamente Matrix. En la primera, el espectador llega a hacerse una idea más o menos clara: Matrix es una simulación, en la que se insertan tanto la mente de los humanos (algunos, con capacidad para desconectarse) como los softwares conocidos como ‘agentes’.

Sin embargo, en las siguientes entregas todo se complica mucho más: Matrix cuenta con varios ‘niveles’ o compartimentos separados (el andén del Ferroviario, la oficina del Arquitecto, el pasillo de infinitas puertas usado por Seraph) y existe una enorme multitud de programas de todo tipo insertados en Matrix, muchos de ellos al margen de (o en abierta rebeldía hacia) las directrices de la supuesta autoridad central de ‘las máquinas’, a la que curiosamente, en el caso de que efectivamente exista, nunca se menciona por su nombre.

También evoluciona a lo largo de la saga la actitud de los programas hacia lo humano: si de los agentes de la primera entrega sólo nos queda claro cuánto odian el ‘hedor’ humano del ‘zoológico’ que es Matrix, más tarde encontramos a programas que persiguen deseos tan humanos como el sexual, o que se sienten ‘agradecidos’ por tener descendencia.

Sí, pequeños programas «sin un propósito concreto» nacidos de la coyunda digital de otras dos piezas de código. Bueno, el amor paterno-filial artificial nos puede sonar a marcianada, pero eso de crear programas nuevos a partir del código reutilizado de otros es algo con lo que actualmente ya contamos (DeepCoder, de Microsoft, es un ejemplo de ello).

Y es que los seres humanos no aprendemos

En ‘Matrix: Reloaded’ observamos una interesante escena sobre la relación humanos-máquinas entre los humanos liberados que viven en la última ciudad humana, la subterránea Sión (de nuevo, simbología religiosa). Conversando con Neo, uno de los líderes de la comunidad humana afirma:

La gente es así, a nadie le importa cómo funcionan las cosas mientras funcionen. Me gusta bajar aquí y recordar que esta ciudad sobrevive gracias a estas máquinas. Tienen el poder para dar la vida y para quitarla. […] Si quisiéramos, podríamos apagar estas máquinas. Tú lo has dicho. Eso es el dominio, ¿no crees? […] Pero si lo hiciéramos, ¿qué pasaría con nuestra electricidad, nuestra calefacción, nuestro aire?

Los humanos han perdido su mundo por culpa de las máquinas, pero por mucho que puedan odiarlas son incapaces de sobrevivir sin ellas. Es cierto que, al menos, la tecnología de Sión no parece ser inteligente, siendo fundamentalmente mecánica.

Así, los humanos no cruzan el límite señalado por el agente Smith en la primera película: «Al empezar a usarnos para pensar, [su civilización] se convirtió en nuestra civilización. Lo cual es, por supuesto, la esencia de todo esto».

Espera… ¿o sí lo hacen? Recordemos los programas de entrenamiento para los nuevos miembros de la Resistencia presentados en la primera película. ¿Qué es la Mujer del Vestido Rojo sino una IA?

Y sería debatible si aquello de «¡Ya sé kung fu!» no fue la inspiración de otro humano que cree poder usar las armas de la inteligencia artificial para vencerla: Elon Musk y su NeuraLink.

Definitivamente, en un siglo (o milenio), tampoco los humanos han sido capaces de comprender a las máquinas.

También te recomendamos


La unión de fitomejoramiento e inteligencia artificial ayuda a desarrollar alternativas a los cultivos transgénicos


Google se ha propuesto enseñar a una IA a usar webs de reservas de vuelos


¿Ratón para Fornite? Esta es la config ideal de DPI y sensibilidad


La noticia

Inteligencia artificial en Matrix: «El problema es la elección»

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Marcos Merino

.


http://bit.ly/2siyD8X
Noticia original

Seis conclusiones sobre el estado actual de la IA que arroja el Artificial Intelligence Index 2018

Seis conclusiones sobre el estado actual de la IA que arroja el Artificial Intelligence Index 2018

Hoy en día vemos muchos grandes titulares, expectativas y humo alrededor de la inteligencia artificial. La industria no se mueve únicamente por los pasos reales dados por los investigadores, sino también por los pronósticos que manejan las empresas y los políticos.

Esto no es necesariamente algo malo, pero sí dificulta a veces hacerse a la idea del estado real de las cosas en esta tecnología. Hay cierto consenso sobre el potencial de la IA para cambiar muchos campos de la actividad humana, pero es bueno poder bajar al mundo de lo concreto, el del cuándo y el cómo.

Leer más

La unión de fitomejoramiento e inteligencia artificial ayuda a desarrollar alternativas a los cultivos transgénicos

La unión de fitomejoramiento e inteligencia artificial ayuda a desarrollar alternativas a los cultivos transgénicos

Si no has oído hablar nunca del ‘fitomejoramiento’, debes saber que hacer referencia a un conjunto de técnicas que, mediante el cruce planificado de distintas variedades de una misma especie vegetal, buscan mejorar sus características genéticas y lograr así plantas más resistentes y productivaso con mejor sabor.

Aunque su efectividad está más que probada, optar por el fitomejoramiento tiene un problema: se basa en crear una amplia base de combinaciones que más tarde han de seleccionarse, recombinarse y volver a seleccionarse. Es efectivo, sí, pero requiere mucho tiempo.

Leer más

Google se ha propuesto enseñar a una IA a usar webs de reservas de vuelos

Google se ha propuesto enseñar a una IA a usar webs de reservas de vuelos

Entrar en una web de reserva de vuelos. Buscar con la vista el formulario de búsqueda. Seguir las instrucciones (expresadas en lenguaje natural) Mover el cursor y hacer clic. Repasar las opciones y seleccionar la más barata. Mover el cursor y hacer clic. Reservar. Parece sencillo, sin duda. Pero para una inteligencia artificial puede no serlo tanto.

Podemos intentarlo haciendo que aprenda a partir de ejemplos humanos, pero eso resulta poco escalable: si queremos que sea capaz de realizar su misión en una amplia variedad de webs de reserva de vuelos, la mejor estrategia es apostar por el aprendizaje por refuerzo (como el usado para enseñar a jugar a AlphaZero Go), una técnica que permita a la IA aprender autónomamente, mediante miles o millones de procesos de prueba y error.

Leer más

Cómo configurar las noticias de la sección Descubrir de Google a tu gusto

Cómo configurar las noticias de la sección Descubrir de Google a tu gusto

Hoy te vamos a explicar cómo configurarlas noticias de Google Discover a tu gusto. Si alguna vez tu móvil te ha lanzado notificaciones de Google un tanto aleatorias sobre noticias que no siempre te interesan, es porque hay algo que no está del todo bien configurado en Google Discover. Aunque siempre puedes adaptarlo a tus intereses.

Se trata de un índice de noticias de la aplicación oficial de Google, y que recopila la actualidad relacionada con los temas que considera que te interesan. El problema está en que no siempre atina a la hora de deducir qué cosas te gustan, por lo que es posible que quieras decirle qué temas te interesan y cuáles de los que te está mostrando no lo hacen.

Leer más

Nuevo Redmi Note 7: 48 megapíxeles y hasta 6 GB de RAM a precios muy ajustados para el primer móvil de la nueva marca de Xiaomi

Nuevo Redmi Note 7: 48 megapíxeles y hasta 6 GB de RAM a precios muy ajustados para el primer móvil de la nueva marca de Xiaomi

No siempre lo más interesante es lo más llamativo o lo más rompedor. Muchas veces buscamos lo mejor en relación calidad-precio, una batalla que sobre todo se suele perseguir en la gama media y en la que el nuevo Redmi Note 7 ya lo pone bien difícil a primeros de año.

Es el terminal que estrena la nueva era de Redmi como marca independiente de Xiaomi, confirmando el gran anuncio que prometían para hoy 10 de enero. Se trata de un terminal que integra una pantalla de 6,3 pulgadas y que acerca características tan interesantes a esta gama como los 6 GB de RAM o una cámara de 48 megapíxeles (que por mucho que sepamos que cantidad no es siempre calidad no deja de ser un dato interesante).

Leer más

Por qué la criptodivisa Monero se ha convertido en la protagonista de uno de los secuestros más sonados de los últimos tiempos

Por qué la criptodivisa Monero se ha convertido en la protagonista de uno de los secuestros más sonados de los últimos tiempos

El 31 de octubre Anne-Elisabeth Falkevik Hagen, esposa del empresario noruego Tom Hagen, desaparecía sin dejar rastro. El caso se ha mantenido en secreto hasta ahora, cuando se ha sabido qeu tras dos meses no hay apenas pistas sobre el caso, aunque hay una petición de rescate singular.

Lo es porque los secuestradores no han dado prueba de vida de la víctima, pero sobre todo porque piden casi 9 millones de euros en forma de la criptodivisa Monero, una moneda virtual que destaca por su fuerte protección del anonimato y la privacidad. No en vano se ha convertido en referente para quienes realizan ataques de malware (por ejemplo mediante técnicas de criptojacking) y ransomware.

Leer más