Cómo limpiar discos de vinilo

Parece que últimamente, en el mundo tan tecnológico en el que vivimos, cada vez más gente está volviendo a recuperar sus antiguos discos de vinilo para disfrutarlos, ya sea por nostalgia, calidad de sonido o, simplemente, por no tenerlos guardados en el cajón y darles algún uso. Estos años atrás, incluso, hay muchos artistas y grupos musicales que han decidido también editar sus nuevas obras en formato de vinilo, pues cierta parte del mercado lo demanda.

Sin ir más lejos, en el momento de escribir este artículo estoy disfrutando de un disco de vinilo que data de 1984, y aunque no cuente con la calidad de un CD de audio actual, esa nostalgia nos lleva un par de décadas atrás, donde encontrar ciertas imperfecciones al sonido de un vinilo le aporta la belleza que les caracteriza. Pero también nos hace preguntarnos cómo podemos limpiar nuestros discos para obtener la máxima calidad y conservarlos en el mejor estado posible. ¿También te surge esa duda? Acompáñanos y descubrirás los mejores métodos para realizarlo.

Por supuesto, lo primero a tener en cuenta es no guiarnos por la foto de portada. Nunca laves con agua bajo el grifo un vinilo, a no ser que quieras tener un bonito pisapapeles redondo de tu grupo favorito. A la hora de limpiar un vinilo, tendremos que tener en cuenta el nivel de suciedad que tenga el disco. No es lo mismo un vinilo que ha estado almacenado 20 años en un trastero, que un disco que utilicemos a menudo.

Cepillo de fibra de carbono

El método más sencillo para limpiar el polvo y la suciedad superficial es un cepillo de fibra de carbono. Que el nombre no te alarme, pues su precio oscila entre unos 10 y 20 euros, sin ir más lejos en Amazon puedes encontrar uno de la marca Hama entorno a 10 euros. Su uso es tan sencillo como pasarlo antes y después de la reproducción del disco, y únicamente es necesario llevar cuidado con no aplicar demasiada presión para que las cerdas no penetren en los surcos y puedan dañarlos.

Entre sus finalidades también está la de eliminar la posible electricidad estática en la superficie del vinilo, por lo que de esta forma evitará que atraiga más suciedad. Con esta sencilla herramienta conseguiremos mejorar el estado de conservación de nuestros discos y, sobre todo, mejorar la calidad del sonido.

Cepillo de terciopelo para limpiar discos de vinilo

Esta solución podemos decir que es prima hermana de la del apartado anterior. Básicamente se basa en el mismo principio, con la única diferencia del material del cepillo, que es de terciopelo en lugar de fibra de carbono. Es un material más suave, por lo que tenemos menos riesgo de dañar el disco. ¿La desventaja del cepillo de terciopelo?

Principalmente que atrae más suciedad, por lo que de vez en cuando necesitará que lo limpiemos con alcohol, por ejemplo, y lo dejemos secar. Por menos de diez euros tenemos este kit que, además de contener el cepillo de terciopelo, incluye una bayeta de microfibra y un cepillo de reducidas dimensiones para limpiar la aguja de nuestro giradiscos.

Limpieza de vinilos con productos que tenemos en casa

Pero tranquilo. Si no tienes los dos cepillos que te hemos mostrado anteriormente, o no los quieres comprar, no te preocupes. Existen alternativas para limpiar los vinilos con productos que tenemos por casa, o que en caso de no tenerlos, podemos comprar de forma sencilla fácil y barata. No, no estamos hablando de meter los discos bajo el grifo, sino de elementos tan simples como paños de microfibra, bayetas anti polvo o incluso toallitas de limpiar las gafas. ¿Recuerdas cuando explicamos cómo limpiar la pantalla de tu móvil? Pues muchos elementos son comunes a la limpieza de los discos de vinilo.

Es muy importante evitar utilizar elementos tales como papel higiénico o pañuelos de papel, pues desprenden residuos que pueden perjudicar el vinilo. También debemos tener en cuenta a la hora de utilizar una bayeta de microfibra que sea una completamente nueva, que no la hayamos utilizado nunca para limpiar ninguna otra cosa, y que la lavemos o la destinemos a otros menesteres tras un par de usos, y volvamos a utilizar otra nueva. Con esto evitaremos rayar el disco debido a posibles partículas que se hayan quedado fruto de la limpieza de otros elementos.

Como has visto, limpiar un disco de vinilo es una tarea bien sencilla y que no requiere de elementos específicos caros ni difíciles de encontrar, y que incluso se puede realizar con elementos de limpieza que dispongamos por casa, aunque una pequeña inversión en uno de los cepillos mostrados anteriormente nos permitirá conservar en mejor estado nuestros vinilos y seguir obteniendo esa calidad de sonido por mucho más tiempo.

Recomendamos no utilizar alcohol, pues contiene una serie de ácidos y disolventes dañinos para el material y que podrían dejar inservibles nuestros preciados discos.

La entrada Cómo limpiar discos de vinilo se publicó primero en Blusens.

from Blusens http://bit.ly/2ZspKsG
via IFTTT

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *