El Brexit dispara la xenofobia y saca a relucir lo peor del alma inglesa

Ningún hombre (o mujer) puede meterse dos veces en el mismo río, porque aunque lo hiciera, ni sería el mismo río ni el mismo hombre (o mujer). Todo fluye y todo cambia. El Támesis le pillaba muy lejos a Heráclito (en su tiempo no había vuelos low cos…

from Portada https://ift.tt/2Rv35KF