La huella de carbono de los edificios, el nuevo reto climático

El pasado 1 de enero entró en vigor la zona de bajas emisiones de Barcelona. La medida persigue mejorar la calidad del aire de la ciudad y, a la vez, reducir las emisiones de CO2, principal gas culpable de la actual situación de crisis climática….

from Portada https://ift.tt/2tSydtR