La mara anda suelta

La pausa es larga cuando le pregunto si superó la prueba para entrar en la mara. Sé la respuesta, porque el chico de veinte años que tengo delante lleva tres encerrado en el Centro de Inserción
Social de menores de Ilobasco, Senderos de Esperanza…

from Portada http://bit.ly/2RQDwVT

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *