May no puede dar marcha atrás

Antes de Navidad, Theresa May se acercó dubitativamente con su acuerdo del Brexit al trampolín olímpico de diez metros, miró hacia abajo, y en vez de agua no vio más que cemento. En todo caso, unos pequeños charcos en los que se reflejaban el Big Ben…

from Portada http://bit.ly/2Ft6pA9