Vigilantes

Me levanta de un tirón y me retuerce la muñeca en la espalda. Me la flexiona, sigue flexionándola tanto como es posible y la flexiona aún más. Tengo la nariz cerca del pavimento cuando el hueso empieza a ceder…”. Una educación, la impresionante…

from Portada http://bit.ly/2FmiAi4