¡Viva Jacobi!

Esto de Barcelona ya no podía ser más surrealista, hasta que llegó la furia teutona y, masticando erres, pidiendo prisión para la perfidia independentista y acompañando a examantes de camas pujolinas, pasadas por Camargues y amistades de cloaca,…

from Portada http://bit.ly/2H9NyMY